Texto Cynthia González
Fotos Miniipily

Esperar un ratote en la fila y con lluvia valió la pena. De principio a fin Alt-J estuvo –pff– super mind blowing.

Las luces iban al ritmo de la música. Estaban increíbles, como cortinas de led que las hacían lucir como estrellas. La batería de Thom a todo lo que da. Las voces de Joe y Gus a acapella, con una sincronización que me recordó a los Bee Gees.

Los finales de las canciones repentinos: cada que acababa una canción se apagaban las luces. Hermoso.

GALERÍA