Ilustración y texto por: Olivia Bojórquez

Estoy de regreso para contarles sobre esta Luna nueva que se da a 26º 2’ en el signo de Aries, y les quiero recordar que la Luna nueva se da cuando el Sol y la Luna estan juntos; las lunas nuevas son momentos de inicios y de conectarnos con lo que deseamos y con sembrar intenciones que queremos ver manifestadas.

Esta Luna nueva es muy especial porque es la que marca el inicio lunar de la rueda zodiacal y me parece muy importante porque esta cargada con la energía de Aries, nos da fuerza, nos da apertura, dirección para que algo nuevo suceda, pero todo esto se da de manera introspectiva e irá tomando mas forma a medida que la Luna vaya tomando luz.

¿Pero qué esta pasando en el cielo, allá con los grandes?

Uno de los aspectos más importantes a mi parecer, es que la lunación se está dando en conjunción a Urano, un planeta innovador, con energía de cambio, de liberación, de romper patrones y nos empapa de esta energía. Tal vez no lo sabes, pero Urano deja Aries después de siete años de estar ahí, y para que otra Luna nueva al lado de Urano suceda, tardará 84 años. Así que tenemos que aprovechar esta energía para finalmente liberarnos, para dejar atrás falsas identificaciones y comenzar a mostrar la nueva identidad que hemos estado experimentando este último tiempo y estar preparadxs para cambios imprevistos porque esto también es algo típico de Urano.

Por otro lado, tengo que hablar del regente de Aries, o sea Marte (acción), que está en el signo de Capricornio, tiene un sextil partil con Neptuno (sueños) ¿esto qué significa? Que se comunica fluidamente con él y recibe su influencia. Les cuento: el planeta de la acción (Marte) se comunica con el planeta de los sueños, los anhelos, la fé, la espiritualidad. Esto quiere decir que tomamos acción de manera práctica, determinada (Capricornio) organizada y constante, por ciertos temas vinculados con nuestros anhelos, sueños, conexión espiritual, proyectos artisticos.

Y además de todo esto, Mercurio (planeta de la comunicación y el pensamiento) se pone estacionario, esto quiere decir que vuelve a retornar su marcha hacia delante después de tres semanas y algo de la comunicación y la mente, comienza a fluir de mejor manera, es como si temas que no estaban siendo claros, firmas, contratos, procesos mentales de darle vueltas y vueltas a las cosas, por fin se destraban y comienzan a fluir para poder entender desde otro sitio.

Así que todas estas energías se suman a la la Luna de nuevos inicios, para ir por lo que queremos con toda la energía de impulso y acción que nos brinda Aries, para que la liberación y el cambio que hemos venido deseando desde hace mucho tiempo pueda darse.