Fotos cortesía del Instagram de Natalia Lemus

Natalia Lemus es una bailarina de ballet profesional mexicana de 24 años. Empezó a bailar a los 3, comenzó a irle muy bien en los exámenes y a crecer dentro de la disciplina.

Hoy es parte del INBA – Instituto Nacional de Bellas Artes, se dedica a dar clases y aspira a conseguir cada ves mejores papeles. Hemos de admitir que antes de conocerla, estereotipábamos mucho este deporte.

Fue parte del lineup de Women`s Weekend Citibanamex con una conferencia en el Saba Room. 

“Soy la única representante de danza de la Women’s Weekend Citibanamex y me da mucho gusto jaja. Creo que a las bailarinas no se nos toma como mujeres fuertes. Se ve al ballet como algo frágil, algo bonito, un tutú rosita. Y no. Es totalmente lo contrario. Una mujer bailarina es una mujer fuerte, dedicada, con ambición, empoderada, con toda la fuerza emocional, física. Creo que dentro del ballet y el arte hacen falta estas mujeres fuertes que digan ‘aquí estamos’.”

Nat viajó a los 13 años a Canadá. Ahí fue donde decidió que quería ser una bailarina profesional.

A los 17 años se fue becada (becas que por cierto ella solita consiguió) para estudiar en la Joffrey Ballet School en Nueva York durante 3 años. Para ella la Joffrey equivale a “las fuerzas básicas del ballet”.

Allá vivió un ambiente súper hostil: lejos de casa, amigas que a la vez son tu competencia, dolores físicos…

“Tienes que tener una fortaleza interna muy fuerte. Construir un carácter emocional donde aguantas todo y más porque es una disciplina muy dura: no es físicamente natural. Aprendes a moldear tu cuerpo con mucho dolor físico y mental.”

Después de tres años, Nat regresó a México. Sabía que la Compañía Nacional de Danza, INBA, acá estaba fuerte. Es una compañía reconocida en todo el mundo– cuando regresó fue contratada.

“La directora me dijo baja 3 kilos y te ofrezco contrato”.

“Cambia la experiencia profesional en el escenario, la manera en la que te tratan como una estudiante, o como bailarina profesional. Donde tú ya debes tener esa fortaleza, esa independencia y ser lo suficientemente madura para saber qué necesita tu cuerpo.

Siempre en el ballet se puede más, entonces es una constante lucha para seguir creciendo, para seguir mejorando como bailarina física y mentalmente.”

¿El ballet tiene una fecha de caducidad?

Es decir, después de tantos sacrificios físicos, mentales y emocionales llega un punto en donde simplemente ¿ya no logras cumplir con el estándar físico para bailar?

“Depende de cada bailarina, el estilo de vida, y si quieres o no seguir el estilo de vida que tenemos que es algo muy fuerte. Hay una de la compañía que tiene 43 años, la más chica tiene 17.”

“El día a día ya como profesional es mucha presión física y mental. Son muchos años de carrera exigiéndole mucho a tu cuerpo. Hay muchas fracturas, lesiones, muchas cosas que tu cuerpo aguanta, pero conforme vas creciendo te va afectando más y más.”

Las bailarinas de ballet en México no tienen ni cerca un futuro estable o asegurado. A veces las pobres condiciones las obligan a buscar trabajo en otros países.

Hay muy pocos lugares asegurados en los que se puede vivir de una manera digna, en los que realmente puedes ganar bien. El arte en México sabemos que no es una cosa bien remunerada. Igualmente el trabajo no para con temporadas de hasta 5 semanas sin parar al aire libre.

“Son funciones de martes a domingo muy fuertes. Estamos en una pose durante un minuto, con el aire congelado y tienes que seguir bailando. Para la tercer semana abres el ojo y te juro te duele la pestaña”

“En la compañía nos dan contratos anuales. Yo al año dependo del director que esté y de cómo está la compañía para saber si voy a tener trabajo el próximo año. Trabajamos para el gobierno somos parte del INBA. Van cambiando muchas cosas, no hay una seguridad de decir ‘porque soy buena tengo trabajo’. Es muy difícil no saber qué va a pasar el próximo  año. Depende mucho del gusto del director, de los maestros, de si te suben de categoría.”

¿Y con todas estas friegas, de dónde demonios encuentras la fuerza para seguir adelante? ¿Para seguir dedicándote a lo que te gusta?

“Para mí es algo muy mental. Si tu mente puede, tu cuerpo aguanta. El aplauso del público, lograr cinco piruetas en punta… Tu mayor competencia eres tú misma, el luchar por ser mejor te mantiene viva, creciendo, luchando. Es mi pasión”

WOMEN’S WEEKEND CITIBANAMEX
Siguiendo los Pasos de Natalia como Bailarina de Ballet Profesional by Saba
Natalia Lemus
11 de Marzo | 12:00 – 13:00
Contaremos con una plática y clase acerca de la vida de una bailarina de ballet, y la ponente hará hincapié en la importancia de sentirte fresca en todo momento hasta cuando haces ejercicio y sudas, ya que si cuentas con un higiene adecuada nunca tendrás que sentir incomodidad.