Por Sassy Motherfucker

Que te rompan el corazón es doloroso, pero necesario. Te hace replantearte quién eres y qué buscas. Dicen que te puedes morir de eso, pero mejor no nos adelantemos a nuestra hora y empecemos a ver quienes somos….

Tiempo atrás sufrí una dolorosa ruptura que me hirió más que todas las demás. Fueron sus palabras y acciones que me hirieron al hacerme sentir horrible por dentro, como si todo mi ser fuera una aberración.

Así que esta semana hablaremos de belleza interna, algo que ni en Sally Beauty ni Sephora puedes comprar.

Todos sabemos de aquel cliché que dice que “la belleza interna es lo que cuenta.” Pero ¿de verdad sabemos cuánto valemos, de verdad nos gustamos y aceptamos? Después de intensivos meses en terapia, poco a poco he aprendido a quererme, a aceptar que soy una persona con defectos (eso es lo que menos trabajo me ha costado aceptar). Lo más difícil fue aceptar que SOY una persona con virtudes. Así que cuando comencé una relación esperaba ser mi versión completa y no un fragmento.

Antes que nada no fui víctima de esa relación. No crean que mi ex es el malo, los dos tenemos culpa de lo fallido. ¿Pero por qué ahorita estoy hablando de esto? Simple y sencillo: la nueva temporada de Bojack Horseman me hizo llorar con el capítulo nueve, “Ruthie.” Fue un capítulo desgarrador que me hizo apretar las cobijas con las manos al verme tan reflejada, tanto en la ilusión de un futuro mejor y una versión mejor de mi misma.

Jamás olvidaré cuando ese ex me dijo que quería tener la mejor versión de mí, sin dramas, sin problemas, sin una yo completa. Por eso, cuando a Princess Carolyn, el personaje con el que siempre me identifiqué mas, le dice su novio “Everything is so easy with you, that’s why I love you”, no pude evitar pensar, ¿de verdad alguien espera a todas horas tu mejor versión?

Mi yo interna, quien se creía bella en toda la extensión de la palabra, recibió estas palabras y no pudo evitar sentirse horrible. Yo pensé que si una persona se enamoraba de ti significaba que te quería en las buenas, pero te amaba en las malas. Ni siquiera fue mi ego el lastimado, fue el conjunto de todo lo que soy, que me define como una persona completa.

Lloré días creyendo que todo lo que soy no vale la pena. Sólo lo que no acarrea problemas ni dramas es lo que la gente debe ver. Pero después entendí que la belleza de las personas radica en aceptarse como somos, con todo y defectos ya que al final eso es lo que nos hace diferentes. La belleza más genuina es cuando descubrimos lo que no nos gusta de nosotros y buscamos en nuestros medios, cambiarlos o modificarlos para al final, intentar ser la versión pulida -diamante- de nosotros. No debemos cambiar por alguien, pero si ver qué no nos gusta de nosotros para intentar sobrellevar la difícil vida que nos tocó.

Las lágrimas quedaron atrás y ahora sólo quiero ser un ser humano que se quiere en todas sus versiones, y mi belleza radica en entender quién soy, qué quiero y entender que no todos me van a querer, pero si saber que como dice Bjenny Montero: “Everyday doing my best“.

Así que mi último consejo es que la tristeza es imposible de maquillar, así que aceptemos quienes somos y mientras más nos queramos por dentro, más bonitos nos veremos. Sobre todo, no neguemos quienes somos por alguien, ya sea de manera romántica o no, alguien te apreciará.

Pero sobre todo, date a ti mismo tu mejor versión: la que incluye TODO lo que eres <3