Por Almondomi

Creo que fue en 2012 cuando empecé a hacer radio. Y fue desde 2014 que me dediqué a ello todas las mañanas en Ibero 90.9 fm. Primero tenía un programa con Erick Elola y después conduje sola por poquito más de dos años.

El Surtido909 ocurría todos los días de lunes a viernes de 6:20 a 9:00 am. Pasaba más de 15 horas a la semana metida en una cabina y por lo mismo me pasó de todo. Estas cinco situaciones las más emblemáticas:

El invitado no llegó

Era entendible, digo, el programa ocurría todos los días en Santa Fe… Las veces que sí avisaban que de plano no lo lograrían, había tiempo de improvisar o inventar algo para llenar el hueco. Las otras muchas que no decían nada, ni modo, tocaba hora, hora y media de incertidumbre. Al final el oso me lo aventaba al anunciar a los invitados que… nada.

Albures

Me tocaron varias sesiones de albureadas al aire. Esos trolls que mandaban tuits como: “Un saludo a la familia Ledesma Madas”, o “por favor manda un saludo a Larry Cañonga.” Habré caído unas tres veces, tal vez más. Recuerdo a mi papá mandándome Whatsapps tratando de explicarme lo que acababa de pasar jaja.

Errores

La policía de la radio no perdona. Dar un dato mal, o pronunciar mal el nombre de un artista o canción, te hacía (por decir lo menos) el ser más estúpido del planeta tierra. Soy despistada, olvidadiza y distraída, por lo que ya se imaginarán la cantidad de errores. Igual aprendí a hacerme de un estómago fuerte y que la crítica no me afectara tanto. A estas alturas la verdad recuerdo mis fails con humor. “Chemical Brothers,” “Islands” en vez de “Ilands,” “que era del PAN y no del PRD”…

Carne y estómago

Todos tenemos un punto débil, el mío es el estómago. Que la gastritis, colitis, etc, etc, etc. Y digo, de cinco días a la semana durante cuatro años, claro que hubo días en los que mi panza no estaba en las más óptimas condiciones. Me acuerdo (y todavía me sudan las manos) estar al aire en entrevista, sentir el retortijón y sólo querer correr al baño. Y ni modo, primero había que mantener la conversación y concentración, segundo la sonrisa. Me pasó más de una vez.

Pelmazos

Recuerdo alguna vez estar entrevistando a un estandupero (cuyo nombre la neta ni me acuerdo) que se echó un “chiste” ultra racista. En el radio te toca lidiar con todo tipo de gente, algunos más razonables que otros, algunos que te caen mejor que otros. Y cuando te toca con alguien que de plano no, pues no queda más que encontrar la manera de que las tripas no se te suban a la garganta y seguir. Puede pasar con un co-conductor que no tragas, invitado, invitada… Y qué decir de los artistas divas. Me pasó poco, pero sin duda hubo un par que sí me sacaron mis canitas verdes.

***

Anécdotas sobran, pero independientemente de mis fails, el radio es de las cosas que más me gustan en la vida. Así que los invito a todos a escuchar el programa de Chidasmx que ocurre todos los miércoles a las 9:00 pm por NOFM.