Por Sof  Tellez

Dice Nick Hornby en High Fidelity, la novela: “¿Está mal querer estar en casa con tu colección de discos? Coleccionar discos no es como coleccionar estampas, porta vasos o timbres antiguos. Hay todo un mundo aquí: un mundo más agradable, sucio, violento, pacífico, colorido, sórdido, peligroso, amoroso que aquel en el que vivo. Hay historia, geografía y poesía, y un sin número de otras cosas que debí haber estudiado en la escuela, incluyendo la música”.

Cuando esta pasión por coleccionar discos se vuelve colectiva, surgen eventos como el Record Store Day, que hace diez años comenzó como una forma de celebrar la música compartida por medios “tradicionales”, aunque el concepto mismo de la celebración ha ido cambiando con los tiempos.

En México algunas de las tiendas de discos se han sumado a la conmemoración anual que cae en el tercer sábado de abril. En 2017 ese sábado es el día de hoy. Con el objetivo de sumarse a los eventos, Pechakucha organizó su última edición para clavarse en el Record Store Day y otras actividades que ponen en el centro a la música. Los invitados del viernes 21 de abril –que iban desde un fotógrafo profesional hasta una organizadora de festivales– salieron a platicar al multiforo urbano Bajo Circuito, que está (quién lo diría) bajo-el-circuito, en la Condesa. El moderador: Golfo, a quien (si se me permite un poco de historia personal de fan) conocí cuando era locutor pero sobre todo cuando tenía un blog llamado This Modern Blog y compartía canciones PARA DESCARGA. Era una época en la que Napster todavía no aparecía, así que ya sabrán la conmoción que eso provocaba en mi adolescente corazón.

La noche comenzó con Anna Stephens y Alan Ornelas de La Roma Records, ellos hablaron de cómo esta tienda que nació en la colonia Roma hoy se ha convertido en un sello discográfico, además de ser los embajadores de Record Store Day México.

Elisse Locomotion y Carlos René nos platicaron –bueno, Carlos se paró con mucha actitud aunque no dijo nada– sobre Dedos Sucios, su tienda de discos que comenzó como una vendimia en el Chopo y actualmente ya cuenta con un local –como tal–. También hablaron de las fiestas en las que ponen discos (por ejemplo: Hipshakers, que se caracteriza por poner esas canciones que les gustaban a nuestros papás pero nos siguen haciendo bailar).

Por su parte, Brendan Flannery de Soulimbo compartió portadas variopintas de discos que pertenecen a su colección. Desde mujeres semidesnudas sobre instrumentos musicales hasta James Brown disparando una metralleta en Slaughter’s Big Rip-Off.

Cynthia Flores compartió con los muchos asistentes –Bajo Circuito estaba cerca de su máxima capacidad– algunas de las cosas acertadas que Indie Rocks! ha hecho bien durante sus años de existencia. Una de ellas y probablemente la que más le suene a todos: el foro por el que han pasado artistas de calibres importantes. Sin miedo, mencionó que donde no les fue tan bien fue en el asunto del sello discográfico. Es importante hablar de los “fracasos”, la lección a aprender: no todo sale bien cada vez, pero hay que seguir con el esfuerzo.

Esta edición de Pechakucha terminó con la participación de Mónica Saldaña, una de las organizadoras de Nrmal, uno de los festivales mejor consolidados del DF. No por cualquier cosa: detrás de su formación hay una larga historia que inició en Monterrey y que se caracteriza por la permanente inquietud de dar a conocer actos musicales novedosos.

A fin de cuentas de eso se trataron todas las intervenciones de este Pechakucha: gente que muestra su amor por la música en el medio que escogieron o el medio que los escogió. El fin de semana con actividades para celebrar Record Store Day apenas comienza. Busquen su tienda de discos cercana y muéstrenle un poco de amor.