El k-pop no es un género que recién haya empezado a incursionar en México, hace más de 10 años que comenzó a sonar por acá. Todo comenzó gracias a las telenovelas coreanas (también conocidos como doramas o dramas) que transmitían en canal 34 por ahí del 2004/2005, que entre muchas lágrimas y buenas producciones presentaban canciones que daban el toque especial a los programas.

En esos años era difícil encontrar más información porque el Internet no era la gran herramienta que tenemos hoy, pero conforme pasaron los años y el alcance de las redes, comenzaron a surgir fanbases y foros dedicados a estos programas y los grupos de moda. En 2008-2009 ya había una cantidad considerable de chicas en CDMX que compartíamos el amor por los coreanos y las reuniones entre fanbases se hacían con cierta frecuencia; salíamos a comer a restaurantes coreanos, ver videos y platicar sobre las actividades recientes de nuestros favoritos. En esos días salió el drama que lo cambió todo: Boys over flowers.

SS501 interpretaba el intro y el líder Kim Hyun Joong era uno de los protagonistas, por lo que el éxito del programa significó un gran empuje a la popularidad del kpop en todo el mundo, no solo aquí. Big Bang, TVXQ, SHINee Super Junior eran de los 3 más grandes del momento, que también contribuyeron enormemente al crecimiento exponencial de la Ola Hallyu; cada que estrenaban algo una nueva fan aparecía por algún lado. Fueron los años dorados del pop coreano, y en aquella época lo más cerca que podíamos tenerlos era a través de una pantalla.

En los foros de discusión sucedía todo, organizábamos colectas que desembocaban en regalos físicos o cartas para hacerles saber que de este lado del mundo había alguien que les esperaba, que en cualquier momento que voltearan estaríamos aquí. Hace 10 años no creíamos que de verdad fuera posible tener a algún artista coreano en México, el si quiera imaginar que millones de personas les dieran al menos una oportunidad sonaba totalmente irreal porque “¿qué es eso? qué música tan rara, ni le entiendes”. Pero pasó.

El esfuerzo por promover a las bandas funcionó y llegó la primera vez que pasaron un fragmento de un video de kpop en la TV gracias a que cientos de chicas escribimos sin cesar vía Twitter a Tv Azteca, el logro lo celebramos con una proyección en un café; la primera vez que todos disfrutamos de un concierto en conjunto fue en una proyección del Super Show 2 en el cine de Centro Médico; la primera vez que tuvimos a un grupo de Kpop en México fue en MTY con Wonder Girls abriendo para Jonas Brothers pero pasó casi desapercibido, la verdadera primera vez de un artista kpop en solitario en México fue Xiah Junsu de TVXQ.

Después de Junsu vinieron otros cuantos a tantear terreno. U-kiss, Teen Top, FT Island, CN Blue y MBLAQ demostraron en cada presentación que el K-Pop es sinónimo de calidad y presentaciones impecables. Cada vez que alguna agrupación venia el público crecía y abrían panorama para los que se acercaban a curiosear porque había tanta morra formada, mientras que del lado artístico las influencias latinas se hacían notar en las producciones posteriores de las bandas que pisaban tierras mexas. Fun fact 1: Reik ya había colaborado antes con una agrupación coreana pues en el primer concierto de MBLAQ subieron con ellos al escenario a cantar “Creo en ti”.

Al ver el éxito con las bandas no tan grandes entre el público latino, a finales de 2013 finalmente las empresas le apostaron en grande: trajeron por primera vez a Super Junior a la Arena México. En cuanto el anuncio se hizo todas las fans se movilizaron para organizar proyectos y dinámicas a realizarse el día del evento, era increíble pensar que todo lo que habíamos trabajado al fin daba resultados, pero sobre todo ¡sí eran reales e íbamos a verlos! Aquella primera vez se vivió muy efusiva, la sorpresa era de ambos lados y el amor era recíproco, recién cultivado y algo frágil, pero profundo. Desde ahí las cosas se tornaron raras, en Corea debutaron al menos unos 100 grupos por año y en México se popularizo cierto grupo de kpop que invisibilizó el inmenso esfuerzo que hubo detrás de todo el boom coreano.

5 años, tres shows e incontables proyectos después, Super Junior se presentó en los Premios Telehit entre un mar azul de todas las que estuvimos ahí desde el principio. Tan surreal como parezca, SuJu cantó el cover de “Ahora te puedes marchar”, la clásica “Sorry Sorry” y “Mr. Simple” así como su colaboración con Reik “One More Time”. Fun fact 2: ya existía un cover de un artista hispanohablante por parte de un idol, se trata de “Y si fuera ella” originalmente por Alejandro Sanz, la cantó Jonghyun de SHINee para su primer álbum de estudio.

Si a cualquiera de nosotras nos hubieran dicho hace 8 años, incluso hace 5, que algo así pasaría nos habríamos reído y cambiado de tema. Comenzamos este sueño siendo unas niñas con amor por asiáticos y hemos recorrido el paso a la adultez con ellos, honrado la memoria de nuestras amigas que no lograron llegar a ver el sueño, honrado la pérdida de un ídolo querido que terminó antes su camino. En un abrir y cerrar los ojos pasaron 10 años volando, 10 años que hoy encuentran su redención con la presentación de los Reyes del Kpop en el recinto más grande de la CDMX.