El año pasado me tocó ver a Okills en el Sala.  A la salida del show vi a los integrantes convivir con personas que los abrazaban y les comentaban sentirse como en casa en sus shows.Era complicado para mí pensar que habían dejado su país hace algunos años, que vivían lejos de su familia y que no eran los únicos venezolanos cruzando por esto.

Pero hemos visto a los integrantes de la agrupación adaptarse a nuestra ciudad, vivirla, musicalizarla y aunque siempre extrañaran su primer hogar, la noche del 06 de noviembre les abre aun más los brazos para demostrarles que tienen una familia grande en México. El clima abrazaba al plaza condesa, no hacia frío y la lluvia de hace unos días nos abandonó, mientras  poco a poco los asistentes ingresaban e inundaban el recinto. Todo inició con la participación de Mitre, un dúo que toma lo mejor de la cultura mexicana. Hacen de las leyendas populares, música.

 

Mitre

Guitarra,  piano mas las voces de Luis y Andi, es lo único que se necesitaba para adentrarnos por unos minutos,  en la tranquilidad de la noche. Así, con el paso del tiempo, nos recargaron de energía para lo que iba a venir.

Me di cuenta que era imposible no quedar hipnotizado por la luz tenue, el atuendo de Andi y el cabello de Luis.

Correos

Un breve descanso, para dar paso a Correos, una banda que pocas horas antes había sido anunciada para Vive Latino. Con mayor fuerza que Mitre y más rudos musicalmente que Okills.

Al escucharlos, quedo claro que ninguna banda se parecía entre sí, lo que hizo un show muy ameno. Su marcado acento español nos hizo reír en más de una ocasión y su música nos hizo saltar.

Okills

Para las 9:30 el público ya estaba listo para ver a Okills.

Las luces se apagaron, en el fondo partes de una película en blanco y negro abrían lo que seria una noche de baile y muchos gritos. “Tiempo” fue la canción con la que abrieron, todos coreaban al mismo tiempo, mientras entre los asistentes podíamos ver a dos niñas en los hombros de sus padres. Ambas se sabían todas las canciones. “Céntimos” y “Después”, siguieron en su setlist, que comenzaba a desgarrar las gargantas de los asistentes.

La emoción se notaba en los ojos de Alberto, Carlos, El Kmarón, Kevin y Tony, que de vez en cuando, tomaban una pausa entre acordes para poder observar a las personas que les estaban entregando todo, que emanaban energía y amor hacia la banda. No era la primera vez, pero parecía que podría ser la última.

Al terminar Nube Alberto decidió tener aún mas contacto con los fans, invitándolos a seguir unos pequeños coros primero el lado derecho y luego el izquierdo. Todo estaba listo para el primer invitado, El David Aguilar, que subió para cantar “El Alcaraván”, canción que acompañó, con sus famosos silbidos.

 

¡Ahí estuvimos!

Algo que caracteriza a los venezolanos, es la mezcla de ritmos que mezclan con letras que a muchos nos parecen familiares, que hablan de situaciones tan comunes como el crecer, o el simple hecho de ser “Humano”, una canción que ejecutaron perfectamente para descansar entre un invitado y otro. Y entonces apareció: Daniela Spalla.

Antes de presentarla, Alberto contó una historia peculiar de cómo la conoció:

Al llegar a México, necesitábamos trabajar de algo, así que sin vergüenza les digo que fui chófer de Uber y un día me tocó recoger a una pasajera -era ella-.  Después de ese día se convirtió en mi pasajera favorita, hoy nos acompaña en esta canción.

Daniela fue recibida entre gritos y declaraciones de amor. El Plaza vibraba, la argentina y los venezolanos son de los actos que mas queremos en México porque se han convertido en uno más de la familia. “Funcional” puso a bailar a Daniela,  Okills y por supuesto, a los asistentes. Para este punto todo era una fiesta.

Nos los demostrarían en las canciones siguientes, una tras de otra sin parar, como un remix enorme, demostrándonos el ritmo que pueden impregnar en todo, tocando sus canciones, acompañados de clásicos como el “Tiburón” y claro no podemos olvidar el cover de su baterista a “Culpable o no”, de Luis Miguel, momento triste que  los fans gozaron como si fuera el mismo Sol.

El baile seguía cuando los integrantes bajaron del escenario y de fondo escuchamos el intro de las películas de James Bond, que nos anunciaba el momento de su más reciente sencillo 007, los fans empezaron a prepararse, tenían lista la coreografía. Okills volvió al escenario, y a mitad de la canción, nos recordó algo muy importante:

Vamos estamos en pleno 2018, porque siguen teniendo prejuicios contra el reggeaton, esta canción exigía el ritmo y nosotros lo disfrutamos háganlo con nosotros.

El final estaba cerca “Gritarte” y “Lo mejor y lo peor” fueron los cortes con los que cerraron esta gran noche, no sin antes darnos otra sorpresa: el viernes 09 de noviembre a las 8 de la noche, en la Plaza de Santo Domingo como parte de La Semana de las Juventudes,
estarán presentando para ponernos a bailar una vez más.

Los fans disfrutaron una gran noche, la banda se veía satisfecha y como ellos dijeron ” México es su segundo hogar” y la noche en el plaza condesa confirma que son bien recibidos y que siempre tendrán un abrazo musical cuando lo necesiten.