Matt Simons: el rush de buena vibra pop que nos hacía falta

Matt Simons es un músico estadounidense que la está rompiendo en Europa y ahora quiere darse a conocer en México y Latinoamérica. Aprovechamos que hace poco sacó un nuevo sencillo, tiene un álbum en camino y visitó el D.F. para platicar con él y conocerlo.

Cuéntanos un poco de cómo te inspiraste para “We Can Do Better”, ¿no es un poco, demasiado, optimista el sencillo?

Ese es justo el objetivo —risas— ser muy optimista. Me acabo de casar y esta canción está inspirada en eso. Creo que cuando te casas, necesitas mucha buena vibra y creer que todo va a funcionar. Y, quien sabe, la vida es larga, quizá estoy siendo ingenuo pero pienso que está bien ser impulsivo y dar lo mejor de ti cuando algo o alguien te apasiona.

Me gusta mucho eso. Creo que a veces nuestra generación le teme al compromiso o a darlo todo de una.

Definitivamente. Eso es algo que se habló en las sesiones de escritura de la letra. Discutimos de cómo parece que las generaciones más jóvenes rehúyen el compromiso. Quizá porque los ejemplos que tienen no han funcionado o sido los mejores. Muchos divorcios y separaciones o fracasos.

Sí y también la crisis económica y la incertidumbre laboral ayudan.

Claro. Tiene todo el sentido. Trabajar por proyectos y tanta movilidad ayudan a tener una capacidad de atención y enfoque menores, y a ser más libre y despreocupado. Puede ser muy tentador pero a la larga te va dejando un vacío.

Y, ¿qué me puedes decir de tu más reciente sencillo, “Made It Out Alright”?

La letra es el mensaje que me hubiera gustado decirle a mi yo de hace 10 años, cuando tenía 21. Era joven y la estaba pasando mal. Estaba muy ansioso por el futuro y la música. Me acababa de graduar, me mudé a Nueva York y no tenía idea de qué iba a hacer ni cómo iba a sobrevivir dedicándome a la música. En especial el segundo verso expresa ese sentimiento de no saber lo que estás haciendo.

Bueno, pues 10 años después parece que todo salió bien. Eso es alentador.

Sí y quizá muchas cosas no salen como las soñaste o esperabas pero igual están bien. A veces mejor. También hay veces que no salen y te dan cuenta que no es el fin del mundo.

—risas—

Tu primer álbum —Living proof— salió en 2012. ¿Crees que ha cambiado tu estilo o proceso creativo?

Sí, antes solía escribir solo pero ahora lo hago en equipo. Escribo con otros dos o tres compositores. Me gusta trabajar así, siento que las ideas fluyen mejor y son más diversas. En especial disfruto escribir con mujeres porque tienen una perspectiva única, al menos para mí como hombre.

¿En qué músicos o bandas te inspiras? Sentí una ligera reminiscencia a Ed Sheeran en tus canciones, ¿sí?

Definitivamente. Amo su música y él es de lo mejor que hay actualmente. Es increíblemente exitoso, lo escuchas en todas partes [a veces demasiado…]. Tengo varias influencias actuales y otras más clásicas, y de cuando estudiaba jazz, como The Beatles, Michael Jackson, Al Green, Stevie Wonder y Marvin Gaye.

¿Siempre has hecho pop?, ¿vas a seguir con ese estilo en el disco nuevo?

Me he ido acercando más al pop con el tiempo, aunque en el nuevo material retomo un poco mis raíces de cantautor. Aún no tenemos fecha para el álbum pero saldrá el próximo año.

Nos vamos a despedir con un flash round, va.

Súper.

Un color: azul
Una banda o músico: Paul Simon
Un instrumento: el saxofón
Tu ciudad favorita: Amsterdam, Nueva York y Los Ángeles
Droga de tu preferencia: el alcohol
Una serie: 30 Rock
Una caricatura: Rock and Morty
Animal favorita: perro
Una cita: “You miss one hundred percent of the shots you don’t take.” -Wayne Gretzky
Un mensaje para tus lectores: “Gracias por tan cálido recibimiento en México. Ojalá les guste mi música y pueda regresar pronto a tocar para ustedes”.

Ahora que ya lo conocieron, síganlo en sus redes sociales y cuéntenos qué les pareció su música.