¡Vacuna a la monotonía: The vaccines en el Pepsi Center!

Texto: Verónica Ramos 

Fotos: Angélica Rincón 

Llueve y el asfalto reflecta las luces neones de la ciudad, mientras la vida agitada y fugaz pasa desapercibida para prácticamente toda la población. Con esa monotonía desabrida y el pensamiento inconsciente de saber que falta un día para el fin de semana, ¡la vida necesita una vacuna para salir de esa enfermedad!

El Pepsi Center se ilumina una vez más para albergar a cientos de almas deseosas por agitarse un poco, elevar su ritmo cardiaco y sacar el estrés en conjunto con las vibraciones. Es ahí donde se encuentra la cura a la locura urbana, y por una hora, el mundo sólo da vueltas entre reflectores, música y luces de colores. ¡The Vaccines!

Los Blenders, oriundos de Coapa (CDMX), son la banda que dio inició al evento con su característico sonido explosivo que puso a los asistentes a relajar el cuerpo e irse preparando para el aquelarre auditivo que venía. La agrupación terminó dejando al público ansioso por ver a The Vaccines. Los minutos transcurrían y los murmullos llenaban las paredes del lugar mientras el sudor y calor se elevaban… ¡las luces se apagan! Y en un contra luz, como divinidades, ¡salen! Los ingleses entran al escenario abrazados de gritos y aplausos.

“Nightclub” es la canción que da inicio al show, las manos, los pies, el cuerpo, la voz se unen en armonía para dar brincos y sacar los fonemas de la melodía; bailan, cantan, se desgarran y sobre el público, la atmósfera cambia.

Es en “Teenage Icon” donde la masa se convierte en un mar en pleno huracán, con olas picadas, y movimientos violentos entre saltos y golpes: slam. La cerveza vuela, los pisotones se hacen notar y las respiraciones aceleradas están presentes.

La noche sigue y sigue, el tiempo no perdona ni un segundo. Las escenas llenan de información nuestra cabeza y las memorias de los celulares que graban y toman fotos de manos extendidas entre la multitud. “20/20”, “Dream Lover”, “Wetsuit”… todas grandes canciones que no permiten tener un segundo de tranquilidad. La banda nos tiene al límite, estamos a punto de explotar.

Pausa… ¡Oeh! ¡Oeh! ¡Oeh! ¡Vaccines! ¡Vaccines! El público mexicano se hace presente para recibir un pequeño y fugaz fragmento de “Remember me” (canción de la película Coco) enunciada de los labios del vocalista.

Llega “Handsome” tras 13 canciones y comentarios como “esa es mi canción” entre risas se hacen notar. ¡Ahí vienen una vez más! Los saltos están a nada de comenzar.

Justin hace una pausa… “It’s time to talk your mother, about me. I totally love you” asegura de manera pícara y un tanto irónica mientras entran las primeras notas de “I Always Knew” para romper gargantas, sentimientos encontrados y seguramente muchos corazones acolchonados.

“I Can’t Quit” termina esta parte del show. Los músicos salen pero las luces se mantienen inexistentes. Solo el reflejo brillante de las palabras The Vaccines, lentejueladas detrás del escenario, desprenden pequeños rayos luminosos; el encore.

¡Regresan! Los gritos emocionados y extasiados están en el cenit; “Put It on a T- Shirt” seguida de “A Lack of Understanding” son las encargadas de dar el último punto de tensión antes de llegar a “All in White”, que da fin al concierto.

¡¡Checa nuestra Galería!!