Go baby go go, Blondie y Garbage: chingonas 4life

Go baby go go, Blondie y Garbage: chingonas 4life

Texto Sassy Motherfucker
Fotos César Vicuña / ocesa

No importa cuando leas esto: Blondie siempre será relevante. No importa si te gusta porque escuchaste “Atomic” en Trainspotting, o si “Hanging on the telephone” es tu favorita (como la mía). Siempre será emocionante ver a Debbie Harry en vivo. Por eso teníamos que ir a Blondie y Garbage, dos mujeres chingonas liderando grandes bandas.

En todo concierto siempre es la misma historia, una banda inferior le abre a una superior, pero aunque Garbage comenzó este lunes (nomas nos dieron ganas de empezar la fiesta) este concierto no fue una competencia para ver quién le abría a quien.

La cita fue casi puntual, cerca de las 8:40pm Garbage y la preciosa Shirley Manson tomaron el escenario. Y con “No horses” comenzaron, pero aunque lo más sencillo en una reseña es poner el setlist de la banda, aquí lo más bonito fue ver a un Palacio de los Deportes prácticamente lleno, esperando un lunes lleno de “Cherry Lips” y medias de red.

“And I just want to let every woman know that we can all share the space generously and every time we do that is good for every other woman in the world”, recalcó Shirley al contar una anécdota sobre maquillaje y Debbie, para dar paso al final de su setlist con “Stupid Girl” y “Vow”.

Después de un break para el cigarro, las luces se volvieron a apagar y ahora fue turno de Blondie. Todo el mundo se puso de pie para rendirle la merecida pleitesía a Debbie Harry, quien demuestra que la edad es meramente un número, más no un impedimento para ser THE QUEEN BEE.

One way or another (muy Regina George, muy apropiado para su outfit de abeja) fue el tema con el que comenzaron y tendidos como bandidos, siguieron con “Fun”, “Rapture”, “Atomic” y hasta con “My heart will go on” de Céline Dion.

Después de todo, sentía que estaba “Dreaming con este gran concierto, pero esa fue la canción final. Y vaya que lo disfruté, hasta me paré de los incómodos asientos del Palacio para bailar y aplaudir como la señora reprimida Universal Stereo que tengo dentro.

Shame on you si pudieron ir y lo dejaron ir.

GALERÍA



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *